Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


El desarrollo edilicio de una ciudad requiere no solamente la especial situación económica de un país, sino también la interpretación adecuada de las reglamentaciones vigentes, el trabajo de los técnicos, de las grandes empresas, de los trabajadores y de un sinfín de actividades conexas, todos ellos contribuyendo al máximo de sus posibilidades.

Nuestra capital a través de los años y muy especialmente en los últimos, se vio remozada, sacudida, podríamos decir, por una febril actividad de la construcción que constituyó y constituye un desafío para las citadas líneas de empresa y de trabajo. El inicio de esta cadena de esfuerzos está dado, en estos momentos y desde hace muchos años, por las Empresas de Demoliciones que cumplen con la difícil misión de abrir paso a la nueva idea, al nuevo edificio que ha de sustituir a lo construido anteriormente y que el paso de los años ha hecho inadecuado. Pero no se trata de destruir, sino de ayudar a construir, que eso es lo que realiza una empresa de demoliciones. Se recupera de este modo material inapreciable, respetando aquel trabajo realizado hace muchos años por otros esforzados trabajadores y artesanos.

En esa línea se encuentra desde hace más de 80 años la empresa P. Oddone Zunino S.A., acompañando en este ramo y con los materiales de construcción que produce el desarrollo edilicio de una ciudad que ya no es un sueño porque se ha transformado en una hermosa y moderna realidad.
Corresponde destacar la inquietud de su fundador don Piero Oddone Zunino, que ha enriquecido su labor con las nuevas técnicas que día a día van favoreciéndola y que ha participado y asistido atentamente al indetenible crecimiento de Montevideo.

Innumerable sería la lista de demoliciones, muchas de las cuales traen hasta un nostálgico recuerdo y que han dado paso a enormes edificios, que van transformando aceleradamente el perfil de la ciudad, sorprendiéndonos casi diariamente con avasallante evolución. También enorme la cantidad de materiales recuperados que luego vuelven remozados, a pleno servicio de la industria de la construcción.

A la nostalgia de la vieja ciudad que conservamos en la retina, con sus recuerdos que nos emocionan aún, se suma la admiración por lo que el hombre puede hacer cuando pone todo su esfuerzo y dedicación, lo que deja evidentemente un saldo positivo, del que son responsables muchos y en gran parte la empresa P. Oddone Zunino S.A.
Web diseñada por Kernel Consultores